Habla, cotiza, negocia y Exporta!
Entrar Registro
Entrar Registro

¿Cómo saber si mi empresa está lista para exportar?

Más allá de los requisitos formales, cualquier empresa que desee comenzar a exportar exitosamente sus productos y bienes a Estados Unidos debe tener una buena planificación para evitar errores costosos. 

Por eso, es normal que en el proceso de preparación surjan las dudas de si su empresa realmente está en el momento adecuado para dar el paso a la internacionalización. 

Es cierto que los negocios fuera de su país pueden ser un paso exigente, pero debe saber que a nivel mundial las Pequeñas y Medianas Empresas (PYMES) son líderes en procesos de exportación exitosos, así que el tamaño o la experiencia previa no deben ser un impedimento.

Sabemos que vender en el extranjero puede ser intimidante, bien sea la primera vez que lanza en otro mercado o si ya tiene tiempo en el camino. Pero, para lograrlo, es importante que su plan de exportación, los directivos y empleados estén preparados para los procedimientos que conlleva comenzar a exportar.

Por ello, queremos darle los consejos esenciales para que comience a trabajar su plan de acción y pueda dar el paso al exterior en el momento preciso. 

 

1. Tener una marca consolidada

 

El mercado norteamericano puede ser muy exigente, siendo un reto para cualquier exportador, posicionar su nombre y propuesta comercial. Sin embargo, con un lanzamiento estructurado que presente un producto sólido, en calidad y posicionamiento, el crecimiento en ventas no es complicado. 

Para ello, es importante determinar la posición actual de los productos a exportar en el mercado local y hacerse preguntas claves que determinarán posibles ajustes que necesitará aplicar antes de dar el paso de vender fuera de las fronteras:

  • ¿El producto resuelve el problema correcto del consumidor?
  • ¿Los compradores actuales están satisfechos con el producto?
  • ¿El cliente tiene consejos para mejorar el producto?

Si el producto está probado y la empresa ya tiene claro su valor diferenciador y competitivo, el siguiente paso para poder iniciarse en un nuevo mercado es consolidar la propuesta en internet, pues esta será la primera referencia que tendrán sus futuros compradores.

 

2. Alineación del mercado y el producto 

 

El éxito de las compañías está no solo en el valor de sus productos sino en su proyección competitiva real. En la medida que la propuesta comercial satisfaga las necesidades del nuevo consumidor objetivo en cuanto a calidad, precio y originalidad mayor será el potencial de crecimiento. 

Para ello, es importante conocer las condiciones del nuevo mercado y así poder sacar provecho de las oportunidades existentes. Esto se logra con un estudio competitivo de mercado. En este informe se evalúan los productos similares que ya se ofertan, su costo, éxito previo y las opciones de innovación posible.

Hoy en día, este paso no es tan costoso como antes, cuando las investigaciones dependían de viajes, contactos comerciales y entrevistas con clientes potenciales. Con el uso del internet y los datos es posible hacer proyección con alta precisión desde la distancia, con recursos digitales o mediante la contratación de equipos especializados. 

Esta actividad de investigación pagará sus esfuerzos al momento de diseñar la estrategia de internacionalización, las posibles modificaciones a los productos a exportar y ayudará a definir mejor los clientes a los que se quiere llegar y las potenciales ganancias.

 

3. Capacidad de producción y de organización de la empresa

 

Cuando se comienza a vender a nivel internacional, los nuevos mercados presentan una fuente de demanda a la cual nos debemos ajustar y estar preparados, pues la capacidad de producción puede sobrecargarse. 

Eso no solo significa invertir en maquinaria, mano de obra y tecnología sino en contratar el talento correcto y en repensar la estructura organizativa de la empresa. 

Este aspecto muchas veces es despreciado por las ansias de planificar los costos de la inversión en términos financieros, sin tomar en cuenta que las adecuaciones que deberá tener la estructura empresarial, desde los recursos humanos hasta la capacidad de producción, son las áreas que más impacto tendrán en el éxito exportador. 

Si no se cuenta con una estructura interna que pueda ampliarse para manejar de forma eficiente nuevos mercados, puede contratar servicios de apoyo, unirse a plataformas mayoristas o contactar a una agencia de comercio internacional para los procesos más técnicos, como los requisitos legales, logísticos y aduaneros. De esta forma, se pueden escalar las operaciones delegando externamente tareas cruciales a aliados confiables.

 

4. Estructura de precios y metas financieras

 

Un error común entre las empresas que comienzan a exportar es no definir con exactitud el precio que supondrá la internacionalización. 

Exportar es una aventura llena de imprevistos y es un camino largo, por lo que debe tener en cuenta el esfuerzo financiero verdadero para poder cumplir los contratos que consigue y las ofertas que posiciona en el mercado. 

Sin embargo, tener una estructura pequeña no es un impedimento ni desventaja. Si hay una oferta de calidad, con un producto bien pensado, puede conseguir muchas maneras de escalar el negocio de forma progresiva e ir fortaleciendo las finanzas del proyecto antes de lanzarlo en grande. 

En este sentido, el secreto de los grandes exportadores es tener socios comerciales y logísticos que ayuden en la definición exacta de la clasificación tarifaria de los productos, los impuestos federales y las posibles exoneraciones o accesos libres de impuesto a los que pueda aplicar. 

Con este apoyo también podrá definir mejor las proyecciones de ganancias y las metas monetarias que desea obtener con su venta en Estados Unidos. 

 

5. Compromiso y disposición a adaptarse

 

Aunque no parezca un requisito aduanero o una licencia por sí misma, la disposición de la empresa y sus trabajadores es lo más importante. 

Comenzar a exportar va más allá de tener mayor número de ventas o conseguir clientes en nuevos mercados, es un reto que requiere constancia y capacidad de adaptación en los procesos internos y en la creación de confianza con los socios comerciales.

Una vez se tiene esta disposición real es importante contagiar a todo el equipo de trabajo para hacer posible la transición a las ventas internacionales. 

Ese compromiso puede pasar por la creación de un departamento de exportación o internacionalización, que se encargue exclusivamente de todos los documentos, licencias y procesos necesarios para vender en el exterior, o por la contracción de plataformas intermediarias que faciliten todos los procedimientos.

Sin importar la opción deberá tener una disposición real para la adaptación al nuevo mercado, pues tendrá que gestionar y prepararse para nuevos procesos a nivel legal, fiscal y aduanero. La buena noticia es que con el acompañamiento adecuado podrá gestionar estos requisitos de forma sencilla y rápida. 

Una vez haya repasado estos aspectos básicos y esté dispuesto a dar el paso a la internacionalización, Exporta Technologies puede asesorarle y ayudarle en el manejo de trámites, inventarios, transporte y entrega para hacer de sus exportaciones un camino rápido y satisfactorio. 

Diversify your supply chain to Latin America

Start Sourcing